Breve repaso de la historia hasta Heart of Thorns

por Scott McGough el 02 de abril de 2015

Guild Wars 2: Heart of Thorns™ llevará la historia de Guild Wars 2 a un nivel completamente nuevo. Antes de que nos aventuremos más allá del punto sin retorno, creemos que merece la pena recordar cómo llegamos hasta aquí.

Todo comenzó con Scarlet

Nadie sabe exactamente qué tenía en la cabeza la sylvari Scarlet Briar cuando llevó el Agrietador a Arco del León. De hecho, teniendo en cuenta el fragmentado estado de su mente y que no todos sus pensamientos eran realmente suyos, ni siquiera tenemos claro si ella misma lo sabía. Sin embargo, todo el mundo vio el resultado: una ciudad en ruinas y una sacudida de magia con una gran energía que se desplazó por todo el mundo y despertó al dragón anciano Mordremoth en las profundidades de la Selva de Maguuma.

Scarlet-Lab-1

Territorio físico, territorio mental

La muerte de Zhaitan supuso un dragón anciano menos en la competición por los recursos mágicos de Tyria. Y encima, la explosión le ofreció a Mordremoth una ventaja que el dragón de la selva empleó sin demora. Sus tentáculos se extendieron a gran velocidad desde Maguuma a través de los Páramos Argentos y la red de líneas ley y los puntos de ruta, y llegaron hasta más allá del Fuerte Salma. Hubo incontables víctimas, entre las que se encontraba Belinda, hermana de Marjory Delaqua, y muchos inocentes sufrieron a medida que el dragón de la selva se cernía sobre todos.

Sin embargo, Mordremoth no solo estaba interesado en hacerse con territorio físico. También se las arregló para introducirse en las mentes de sylvari vulnerables, como Aerin, un inaudible que se había separado por voluntad propia del sueño de sueños. Dado que Aerin ya no contaba con la protección del Árbol Pálido, Mordremoth pudo corromper su ferviente deseo de unirse a los Cefiritas y lo convirtió en una marioneta que empleó para robarles su artefacto mágico más preciado y poderoso: el huevo de Glint. Bajo la influencia de Mordremoth, Aerin estrelló una nave cefirita para hacerse con el botín del dragón de la selva. La estrategia letal de Aerin forzó al maestro de la paz cefirita a huir con el huevo de Glint. También hizo que los jugadores congregaran a las naciones más importantes de Tyria para que unieran fuerzas contra la creciente amenaza del dragón. Aunque este esfuerzo de cooperación resultó satisfactorio, se pagó un alto precio: para contar con la participación de los charr, Rytlock Brimstone se adentró en la Niebla para no volver, llevándose consigo su valiosa experiencia luchando contra dragones.

Cumbre mundial, terror global

Cuando los líderes mundiales se reunieron, Mordremoth también movió ficha. Envió a su campeón, la Sombra del Dragón, para que atacara en la cumbre mundial en un intento por derrotar a sus oponentes de un solo golpe. Los jugadores evitaron esta catástrofe a costa de graves bajas: el Árbol Pálido quedó en un estado incapacitado y semicomatoso. Antes de desvanecerse, el Árbol Pálido compartió una visión con los jugadores en la que se podía ver una ciudad dorada y el huevo de Glint. Además, les dijo que el huevo se tendría que llevar allí para que estuviera protegido de Mordremoth.

Las semillas y el huevo

Mientras los jugadores buscaban al maestro de la paz y el huevo de Glint, el sylvari Trahearne reunió al Pacto para invadir Maguuma y acabar con Mordremoth en su propia guarida. Los miembros de Filo del Destino que quedaban también se unieron a la causa, mientras Caithe acompañaba a los jugadores para recuperar el huevo. Cuando los jugadores encontraron al maestro de la paz, observaron que este se encontraba rodeado por los siervos de Mordremoth, quienes no cesaban de atacarle de manera despiadada. El maestro cayó y Caithe se apoderó del huevo como parte de sus propios planes secretos.

PoNR-Screenshot-06

Al ir tras Caithe, los jugadores conocieron su historia oscura con Faolain de la Corte de la Pesadilla, y descubrieron que Caithe había mentido, robado y matado para ocultar que la fuente original de la raza sylvari era el propio Mordremoth. Sin embargo, este descubrimiento llegó demasiado tarde para evitar que la flota del Pacto lanzase su ataque. Trahearne dirigió su ejército a una emboscada devastadora en la frontera de Maguuma, donde la influencia de Mordremoth era tan fuerte que volvió a muchos de los sylvari del Pacto contra quienes habían sido sus camaradas. Debido a la destrucción de la flota, el Pacto quedó desarticulado. Los únicos que quedan para hacer frente al dragón de la selva son los jugadores y un puñado de fieles compañeros.

¿En quién confiar?

Aunque los jugadores hayan forjado un equipo de combatientes expertos con miembros de todas las razas y todos los tipos de magia, se trata de un grupo de individuos fuertes con personalidades muy volubles. Además de Marjory, aún afligida y furiosa por la pérdida de su hermana, contamos con Braham, el temerario norn, ansioso por averiguar el destino de su madre, Eir, ahora que han comenzado a reconstruir su dañada relación. Otra integrante es la asura prodigio Taimi, el miembro más joven del equipo, ansiosa por demostrar que no tiene nada que envidiar a sus mayores. Y por último, probablemente el componente más problemático: Canach, un orgulloso segundogénito sylvari y criminal convicto que busca redimir su violento y turbio pasado. Si alguna de estas tornadizas personalidades muestra su peor cara mientras el jugador recupera la iniciativa y prepara el combate contra Mordremoth, la batalla contra el dragón de la selva habrá terminado antes de comenzar.

Usad lo que tenéis para conseguir lo que necesitáis

El Pacto ha caído y los soldados que siguen con vida se hallan dispersos y desmoralizados. A los sylvari se les ha atribuido el papel de criaturas del dragón de la selva, y la actitud hacia ellos entre quienes eran sus aliados varía ahora entre la desconfianza y el desprecio. Mordremoth se encuentra creando miles de siervos para consolidar su dominio en Maguuma antes de atravesar las fronteras de la selva e invadir las regiones colindantes. Así pues, el enemigo tiene todas las ventajas bélicas habituales: territorio, número de tropas y empuje.

Derrotar al dragón de la selva requerirá, pues, de la voluntad de hierro y la habilidad sin parangón de un líder nato: táctica y estrategia excepcionales en el campo de batalla, capacidad para transformar todo cuanto esté a su alcance en una fuerza de combate efectiva, y el talento suficiente para forjar alianzas desconocidas, desarrollar habilidades nunca vistas, dominar nuevas artes arcanas y asegurar recursos.

¿Qué más hará falta para derrotar a Mordremoth y asegurar el futuro de Tyria? ¿Y quién demostrará tener lo que hace falta para ello? Podréis encontrar todas las respuestas en Heart of Thorns.