Las razas de Tyria

Crea y personaliza a tu personaje a partir de las cinco razas principales de Tyria: los nobles humanos, los valientes norn, los feroces charr, los ingeniosos asura o los misteriosos sylvari.

  1. Asura

    Diminutos científicos místicos

    Aunque pequeños de estatura, estos inventores mágicos son gigantes intelectuales. Los asura son seres asombrosamente inteligentes que aprovechan su conocimiento y habilidad con la magia y la artesanía para defender su dominio natural. En su mundo, no son los fuertes los que sobreviven sino los inteligentes. Otras razas creen que deberían gobernar por su poder y fuerza, pero se engañan. Todos servirán a los asura... en su debido momento.
  2. Sylvari

    Seres planta misteriosos y nobles

    Los sylvari no nacen. Se despiertan bajo la Planta Pálida con los conocimientos obtenidos en el Sueño de una vida pasada. Estos nobles seres viajan en busca de aventuras y descubrimientos. Luchan por equilibrar la curiosidad con el deber, el entusiasmo con la caballería y la guerra con el honor. La magia y el misterio se entrelazan para dar forma al futuro de esta raza de reciente aparición.
  3. Humanos

    Un pueblo noble y fuerte

    Los humanos han perdido su patria, su seguridad y su antigua gloria. Incluso sus dioses se han retirado. Pero aun así, el espíritu humano sigue siendo inquebrantable. Estos valientes defensores de Kryta siguen luchando con todas sus fuerzas.
  4. Norn

    Héroes imponentes del Norte

    Esta imponente raza de cazadores sufrió una gran derrota cuando el dragón de hielo los expulsó de su gélida patria. Pero a pesar de esto, no permitirán que una batalla perdida, por dura que sea, empañe su afán por la vida y la caza. Son conscientes de que solo el vencedor final recibirá recompensas legendarias.
  5. Charr

    Una raza salvaje de conquistadores

    La raza charr se forjó en el despiadado crisol de la guerra. Eso es todo lo que saben. La guerra los define, y su búsqueda del dominio los lleva siempre hacia delante. Los débiles y los necios no tienen cabida entre los charr. La victoria es lo único que importa, y hay que conseguirla cueste lo que cueste.